jueves, 1 de noviembre de 2012

Una explicación y mi Rollo de Moras

¡He vuelto!

Y no sé cuándo volveré a hacerlo. Este blog de cocina comenzó como un ejercicio de clase cuando estaba estudiando. Pero la verdad es que con el tiempo me he ido cargando de cosas. Por si no lo sabíais aún: soy
SuperSonicGirl, tengo mi propio blog personal de años y año, mientras me convertí en Diseñadora Gráfica y, mientras me convierto en una RockStar, tengo Metro&medio Designs para mantener viva mi creatividad y, de paso, ir tirando en esto de ser "emprendedora".

En fin, que yo iré subiendo aquí mis recetas, mis platos, mis cosas de cocinillas, porque de esto no soy una profesional. Sólo soy alguien que está rodeada de grandes cocineros y un chef. Algo se me habrá pegado de ellos ;)


Hoy os traigo mi Rollo de Moras.


Es una versión del Rollito Suizo del libro de repostería de cierta tienda sueca.


Digo mi versión porque cambié varias cosas. Allá que voy:


INGREDIENTES

  • 200 ml* de harina de repostería
  • 200 ml* de azúcar moreno (en el libro pone que tiene que ser azúcar glassé)
  • 3 huevos enteros
  • canela en polvo (opcional)
  • en el libro pone que usan 2 cucharaditas de levadura en polvo, yo NO usé
  • mermelada casera de moras, de la que hace mi madre que está de muerte (en el libro pone que uses mermelada o pulpa de fresas, no es la temporada, así que os animo a usar la mermelada o fruta que queráis)

Primero de todo, calentar el horno desde abajo a 250ºC.

Y mientras eso ocurre, coged la bandeja del horno y ponedle papel de hornear. Reservadla.

Batís los huevos con el azúcar. A saco, para que coja aire. Cuando la mezcla esté esponjosa, es el momento de ir añadiendo la harina poco a poco. Para que no se apegotone.

Si vais a usar la levadura, os recomiendo tenerla ya mezclada con la harina antes de empezar a añadirla a la mezcla principal.


¿Lo tenéis?


Pues nada, es el momento de verterlo todo en la bandeja. Ayudaos con una espátula para repartir la mezcla uniformemente.


Poned la bandeja en la parte inferior del horno. Si el horno ya está caliente, a esa temperatura, entre 5 y 8 minutos ya estará listo el bizcocho. Si, por lo que fuera, no está hecho, id controlando cada pocos minutos. Recordad que no debe quedar compacto. Blandito.


Una vez esté hecho, sacad el bizcocho con el papel de la bandeja. En el libro pone que se debe espolvorear con azúcar. A mí me parece que ya tiene más que suficiente. Yo lo espolvoreé con canela. Me encanta su olor.


Después puse la mermelada por toda la superficie con la ayuda de una cuchara. Ahora llega lo guay: se enrrolla el bizcocho.


¡Ya está!


Lo puedes dejar así hasta la hora de servirlo o lo puedes presentar ya cortado en porciones.


 Ya me he comido dos trozos. Esto pinta mal. ¿O sí? 


¡Hasta pronto!



* En el libro ponía ml, así que en vez de usar un peso, usé el típico medido de líquidos. No sé si hice lo correcto, pero salir, salió.

Share

jueves, 1 de marzo de 2012

Bollitos de té Earl Grey

Que sepáis que yo esta receta la he adaptado a bollitos, porque no encontré mi molde de pan (rectangular y alto), pero originariamente es para hacer un pan que huele de maravilla y sabe mucho mejor.

Pero como no hay mal que por bien no venga, ahora ya sabéis que podéis adaptar esta receta a dos formatos diferentes. Si se os ocurre alguno más, ya sabéis: ¡contádmelo!

INGREDIENTES:
  • 2 bolsitas de té Earl Grey
  • 1/2 vaso de leche caliente
  • 150 gr de azúcar (yo uso la morena, pero si no tenéis poned blanca)
  • 2 huevos grandes
  • 180 gr de mantequilla blandita
  • 200 de harina
  • 1/2 sobre de levadura
  • 50 gr de almendras tostadas y picadas
  • 50 gr de nueces
  • 1 cucharita de café de sal


Lo primero de todo, como siempre, encender el horno a 170º con el calor desde abajo. Y ya podemos comenzar con nuestros bollitos.

Calentaremos la leche y, cuando esté a punto de hervir, la retiramos del fuego y dejamos las bolsitas de té dentro. Reservamos.

En un bol, mezclamos la harina, la levadura y la sal. Añadimos los frutos secos y mezclamos bien hasta que veamos que se han enharinado todos. Reservamos.

Batimos los huevos con el azúcar hasta que aumenten su volumen. Se formará una crema de color amarillo clarito.

Es el momento de unir nuestras dos mezclas. Añadiremos la mezcla de secos a los huevos con azúcar. Poco a poco, en cuatro veces. A la mitad, añadiremos la mitad de la mantequilla blandita y la leche con el té. No tiréis las bolsitas todavía.

Seguimos añadiendo las últimas dos tandas de ingredientes secos. Ahora la otra mitad de la mantequilla. Mezclamos bien con la batidora. ¿Lo tenéis?

Ahora viene el ingrediente estrella:
  1. Abrid las bolsitas de té que habéis utilizado.
  2. Vaciad el contenido de las bolsitas en la mezcla de los bollitos.

¿Os acabo de flipar, eh? :-D

Que nadie se asuste, el resultado será esssspectacular.

Lo único que queda es mezclarlo todo muy bien, que quede una masa bien homogénea.

Cuando lo tengamos, es el momento de poner la masa en moldes. Como os he dicho, no sé dónde metí el molde para pan, así que usé el de las magdalenas. Podeís usar papel de hornear en cada hueco o untar de mantequilla y espolvorear harina. Lo que más rabia os dé.

Esto mismo lo deberíais hacer en el caso de que quisiérais hacer pan.

Repartimos unas dos cucharadas soperas (lo que viene siendo, meter la cuchara en la masa y lo que salga) en cada hueco del molde de magdalenas.

Meteremos nuestros bollitos al horno a 170º durante 40-45 minutos aproximadamente.

Si habéis hecho pan, a los 15 minutos de haberlo introducido en el horno, le hacéis un corte en la parte superior de lado a lado. Lo volvéis a meter en el horno y añadís 20-25 minutos al horneado.

Como siempre, una vez transcurrido el tiempo, hay que verificar que esté bien cocido. Lo de siempre: clavar una aguja o cuchillo hasta el fondo del molde, si sale limpio es que ya está.


Ya veréis lo buenísimos que están estos bollitos y tiene un olor.... Ideales para montaros un tea time acompañándolos con mantequilla y mermelada, nata montada (preferiblemente sin azúcar), crema inglesa... ¡y té!. Pero si te gusta más el café, también queda bien ;-)

Scones de almendras y nueces para acompañar un té calentito @lachefbrulee


Son bastante contundentes (mi amigo M.A. puede dar fé), así que tomadlos por la para desayunar y si es una merienda, mejor que cenéis ligero.

Para su conservación, tan fácil como guardarlos en una caja o bolsa hermética. De una semana a diez días en perfecto estado.


¡Ya me contaréis!

Share

lunes, 6 de febrero de 2012

Pan de calabaza y queso crema

Para empezar os diré que es ssssssssúper fácil hacer esta receta.

Para continuar os comunico que no ha durado ni 4 días en casa.

Y para terminar... ¡está buenísimo!

INGREDIENTES:
  • 180 gr de puré de calabaza
  • 2 huevos
  • 225 gr de harina
  • 1/2 sobre de levadura
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla
  • 150 gr de azúcar moreno
  • 75 gr de mantequilla blandita
  • 1/2 de leche
  • 120 gr de nueces picadas (opcional)

cucharadita = la de café


Para el relleno:

  • 250 gr de queso crema natural a temperatura ambiente
  • 3 cucharadas de azúcar blanco
  • 1 huevo
  • 1 cucharada de harina


Empezaremos por encender el horno a 180ºC con el calor desde abajo.

Para el puré de calabaza, herviremos en agua durante 20-30 minutos a fuego lento, la calabaza cortada en cubos. Cuando la tengamos blandita, sólo hay que sacarla de agua. Escurrir el agua sobrante y machacarla con un tenedor. Lo guardamos.

En un bol uniremos todos los ingredientes secos: harina, levadura, especias (recuerda que si no tienes extracto de vainilla, puedes usar azúcar avainillado y lo añades aquí) y bicarbonato. Mezclar bien.

En otro bol, ponemos los huevos y el azúcar. Lo batimos ssssúper bien. Añadimos la mantequilla y el puré de calabaza (frío o tibio) y volvemos a mezclar.

Las nueces son un elemento opcional, pero si al final las vas a poner, en el bol de los "secos", ponemos las nueces y lo removemos bien hasta que veamos que todas las nueces están enharinadas.

Añadimos el bol de los "secos", poco a poco, al bol de los "húmedos". Ponemos un poco y mezclamos antes de volver a añadir. Cuando llevemos añadida la mitad del bol de los "secos", ponemos el medio vaso de leche.

Asegúrate de que queda bien mezclado todo y deja reservada esta masa.

Ahora vamos a por el relleno: tan sencillo como mezclar los ingredientes de la lista. Listo.

Yo he horneado este pan en una bandeja de Pyrex y en vez de engrasarla, he usardo papel de hornear. Muchos más fácil para desmoldar.

Ponemos la mitad de la masa en nuestra bandeja/molde y la extendemos bien con una cuchara. Una vez lo tenemos, pondremos el relleno del queso crema procurando que llegue a todas partes. Nos podemos ayudar con una cuchara. Cuando lo tengamos, sólo nos quedará poner el resto de la masa, que también repartiremos por todas partes.

Con estas, lo metemos en el horno durante unos 40-45 minutos. Trancurrido el tiempo, pinchamos con un cuchillo o aguja, si sale limpio, ya está listo.


Este pan, no sólo está rico, es que encima deja un olor fantástico en la cocina.

Pan de calabaza con crema de queso / Pumpking & cream cheese bread @lachefbrulee

Esto essstá de mmmmuerrrrrte!


Lo puedes tomar a temperatura ambiente o ligeramente tibio, dejándolo unos segundos en el microondas. Además, si lo acompañas de alguna bebida caliente como un té, un café con leche o un glühwein... uffffff, con el frío que hace, ¡se te quita rápidamente!




Share

sábado, 14 de enero de 2012

Tortitas rápidas de plátano

Sé que está mal, pero no soy mucho de desayunar cuando me levanto. Será que tengo muy mal despertar o que si como algo recién levantada me dan unas ganas de vomitar bestiales.

En fin, que a veces los fines de semana me apetece desayunar tranquilamente y algo que salga fuera de lo habitual. La mayor parte de esos fines de semana lo que más me apetecen son unas tortitas. Y en éste ha tocado.

Esta es una receta tan fácil de hacer como de recordar. No tiene pérdida:

INGREDIENTES:
  • 1 taza de harina
  • 1 taza de leche
  • 1 plátano maduro
  • 1 cucharada de bicarbonato
  • 1 pizca de sal
  • mantequilla
  • canela en polvo

Cuando digo taza, me refiero a los mug, las tazas de desayuno que usamos todos. Pues esa medida. La llenamos de harina, la vaciamos en un bol. La llenamos de leche, la vertemos en la harina.

Añadimos la pizca de sal, el bicarbonato, el huevo y el plátano maduro machacado.

Cogemos una batidora y hala... a darle caña hasta que tengamos una especie de crema fluida.

En una sartén pequeña echamos la mitad de una chucharilla de mantequilla. Dejamos que se derrita y, a fuego medio, la vamos repartiendo por toda la superficie.

Con un cazo de sopa, echamos esa medida en la sartén. Movemos un poco la sartén para que la masa se reparta. Ahora sólo queda esperar a que salgan burbujitas en la superficie. Si movemos la sartén y no gotea masa, es el momento de darle la vuelta a la tortita.

Aquí, si sabes lúcete haciendo que se gire a golpe de muñeca, pero sino (hola, esa soy yo), mejor que uses una espátula o espumadera para darle la vuelta. En unos segundo la tendrás lista, porque esta parte ya está medio cocida.

Ya sólo queda la pongas en un plato, la espolvorees de canela... y/o le añadas jarabe de arce... o miel... o nata batida... o chocolate... ¡lo que quieras!

Por mi parte, me decanté por yogur natural con trozos de mango. Y sólo me comí una... se supone que aún me estoy portando bien en eso de perder tonelaje ;-)

Tortita de plátano & yogur matural con mango: el desayuno de las campeonasssss @lachefbrulee



Share

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Gingerbread cookies

Se acercan las vacaciones de navipeich y, no sé vosotros, pero a mí nuestros dulces tradicionales no me gustan. Ni el turrón, ni los mantecados, polvores y mazapanes. Pero nada de nada. Al final acabo inflándome de ese famoso chocolate con arroz que nos venden como algo ocasional y que en realidad puedes encontrar todo el año en otros formatos. En fin...

Pues nada, a remangarse que hay que ponerse a cocinar porque aquí tenéis la receta de de los hombres de jengibre al más puro estilo Shrek.

Es más fácil de lo que creéis.

INGREDIENTES:
  • 110 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 120 gr de azúcar moreno
  • 280 gr de harina
  • 1 huevo
  • 1 1/2 cucharada de miel
  • 1 cucharadita de vainilla (en azúcar, la mitad si es extracto)
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de clavo de olor en polvo
  • 1 cucharada de levadura
  • 1 pizca de sala
  • 2 1/2 cucharadas de jengibre en polvo

(cucharada = cuchara sopera / cucharadita = cuchara de postre / pizca = la cantidad que puedas coger entre el índice y pulgar)


En un bol mezclais la harina, las especias y la levadura. Lo reservamos y vamos a por la otra fase.

Como me habréis hecho caso, la mantequilla estará a temperatura ambiente, lo que viene siendo blandita (no derretida). Si es así, batidora en mano, mezclarla muy bien con el azúcar. Cuando lo tengamos, añadimos el huevo, la miel y la pizca de sal.

Mezclamos todo muy bien otra vez y es el momento de añadir los ingredientes secos del bol que hemos reservado anteriormente. Añadimos poco a poco mientras batimos, de esta forma no se nos formarán grumos.

La masa que nos tiene que quedar no puede ser líquida, tiene que quedar manejable. Dividimos la masa en dos partes y las envolvemos en papel film. No puede entrar aire, así que aseguraos de que están bien envueltas esas porciones. Las guardamos en la nevera durante unas 3-4 horas.

1 hora antes de sacar la masa de la nevera, encended el horno a 190º con el calor desde abajo y la bandeja a media altura.

Transcurrido ese tiempo sólo hay que espolvorear harina sobre nuestra encimera, poner una de las porciones de masa y aplanar con el rodillo (o una botella alargada y recta si no tenéis). Aquí es donde deberíais agenciaros un cortapastas con forma de hombrecillo pero si no tenéis, con un cuchillo cortáis la forma. Si no, coged un vaso y lo váis “clavando” para obtener galletas redondas, por ejemplo.

Gingerbread cookies: the making-off ;) @lachefbrulee


La bandeja donde vayáis a poner vuestras futuras galletas debe, o bien estar engrasada con mantequilla y una fina capa de harina o, mucho más fácil, poner una hoja de papel de hornear (baratísimo en cualquier súpermercado). Colocad las galletas dejando 2-3 centímetros de distancia entre cada una y dejadlas hornear durante 7 minutos. Depende de lo gruesas que las hayáis dejado, pero básicamente estarán listas para sacar del horno cuando los bordes se hayan dorado.

Gingerbread cookies @lachefbrulee


Antes de decorarlas, si queréis, han de estar frías. La decoración depende de vosotros, pero si os animáis aquí tenéis una mezcla para el glaseado decorativo:
  • 100 gr de azúcar glasé
  • 2 cucharaditas de mantequilla derretida
  • 1-2 cucharadas de agua
  • Colorantes alimenticios
  • Gominolas

En un bol mezclamos el azúcar, la mantequilla y el agua. Esta pasta la repartimos en otros pequeños recipientes y añadimos unas gotas de cada colorante hasta teñirlos por completo. Ahora sólo tienes que hacer un cucurucho de papel, bien cerrado, y lo llenas del glaseado que quieras. Corta la punta y ya puedes ponerte a decorar. Además, es el “pegamento” para las gominolas donde tú quieras.

No te ansies, este glaseado se seca bastante rápido, así que ve trabajando de 1 a 2 galletas al mismo tiempo.

Esta es tal vez la parte más laboriosa, pero.. ¿y lo entretenido que ha sido? ¡Pues mejor sabrán esas galletas!

Truco: si guardas bien estas galletas en una caja o bolsa hermética, pasada 1 semana estarán incluso más buenas porque se potenciará el sabor del jengibre.



Share

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Muffins de triple chocolate

¿Por qué triple? Pues porque vamos a usar chocolate negro, con leche y blanco. Receta ideal para adictos, amantes y apasionados del chocolate.

Empezamos.

INGREDIENTES:
  • 200 gr de harina
  • 150 gr de azúcar moreno
  • 2 huevos
  • 1/2 sobre de levadura
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1/2 vaso de leche
  • 120 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 2 cucharadas de cacao puro
  • 120 gr de pepitas de chocolate con leche
  • 120 gr de pepitas de chocolate blanco
  • 1/2 taza de desayuno de nueces picadas
  • 1 cucharilla de postre de canela en polvo


Precalentar el horno: si quieres cupcakes a 180ª y si quieres unos hermososos muffins, 210º. Calor desde abajo. Bandeja de horno a altura media.

Comenzamos por mezclar en un bol la harina, la levadura, la canela, la pizca de sal y el cacao en polvo.

En otro bol mezclamos los huevos con el azúcar hasta formar una crema. Entonces es cuando añadiremos muy poco a poco la harina. Mezclaremos bien pero no pasa nada si vemos que tenemos dificultades para que se homogenice. Añadiremos la mantequilla blandita y el medio vaso de leche. Ahora seguro que ya se habrá podido mezclar todo muy bien.

Seguidamente, agregamos las nueces y las pepitas de chocolate con leche y blanco. Para mezclar yo prefiero usar una cuchara de madera.


Pues ya tenemos la mezcla hecha. Ahora sólo hay que repartir 1 cucharada sopera grande en cada molde si quieres cupcakes, si quieres muffins, o 2 si quieres muffins.

Dejaremos cocer en el horno unos 25 minutos. Pincharemos uno hasta el fondo con una aguja o cuchillo fino antes de sacarlos todos, para ver si se han hecho bien. Si sale limpio, podemos apagar el horno y dejamos la puerta abierta con la bandeja medio fuera para que se vayan enfriando.

Si sale con restos, apagamos el horno y los dejamos unos 5 minutos más y repetimos la operación anterior hasta que salga limpio.





¿Habéis visto la cara jjjjjashonda que tenía este muffin?

Share

sábado, 29 de octubre de 2011

Té chai a cualquier hora

Ya, ya sé que tardo mucho en actualizar, pero es que últimamente tengo tanto lío con esto y esto que espero que me podáis disculpar.

En esta ocasión os voy a mostrar mi mezcla personal de té. Yo la hago en modo concentrado para tenerlo siempre disponible. Por supuesto, el sabor es inmejorable, pero el aroma hace que sea incluso más apetitoso.

Tomad nota:

INGREDIENTES:
  • 1 litro y 1/2 de agua
  • 8-10 cucharadas de postre de té negro
  • 6-8 clavos de olor
  • 2 estrellas de anís estrellado
  • 6-8 semillas de cardamomo
  • 1 rama de canela
  • 1 rizoma* de genjibre fresco o 2 cucharadas de postre de genjibre en polvo
  • 1/2 vaina de vainilla o 1/2 cucharada de postre de extracto de vainilla

Antes de empezar, nos aseguraremos de tener una botella o jarra que pueda contener esta cantidad de té. Obvio, pero por si acaso.

Lo siguiente es poner el agua en un cazo y la ponemos a calentar. Mientras esto ocurre, cogemos un mortero y ponemos todas las especias que sean semillas: cardamomo, anís estrellado y el clavo. Tenemos que romperlas para que desprendan todos sus aromas y sabores.

Si vas a usar la media vaina de vainilla, lo ideal es abrir con un cuchillo la vaina a lo largo y rascar las pequeñas semillitas de su interior. Lo reservamos aparte.

Cuando el agua rompa a hervir, echamos todas las especias. La rama de canela la partimos al echarla. Dejamos hervir por unos 10 minutos. Pasado ese tiempo, apagamos el fuego y echamos el té. La infusión resultante tendrá un color marrón oscuro casi negro.

Dejaremos reposar hasta que esté completamente frío.

Después se trata de colar la mezcla y guardar nuestro té en una botella o jarra para poderlo guardar en la nevera.


Este súper concentrado de té lo puedes tomar frío o caliente. Sólo tienes que llenar 1/4 parte del vaso o taza donde lo vayas a tomar y añadir el resto de leche.

Si lo vas a tomar frío, mejor que endulces antes la mezcla para que el azúcar se pueda disolver mejor. Después pasa tu té a otro vaso/taza con hielo.

Si, por el contrario, te apetece calentito, sólo tendrás que meter el vaso/taza en el microondas, endulzar y a disfrutar.

Mi recomendación es que antes de añadir azúcar lo probéis tal cual, os soprenderéis de lo bueno que está sin añadirle nada más.

Confieso que mi manera de endulzarlo cuando no tomo café (intento moderarme) es con una magdalena dentro jajajajajajaja.




¡Y así es como podréis tener siempre disponible un aromático y reconfortante té en cualquier momento!



* del tamaño de un dedo pulgar aproximadamente

Share